Oración al arcángel san Miguel

Aleja de nosotros al enemigo, danos pronto la paz, se Tú mismo nuestro guía ante las tribulaciones, y puestos bajo tu dirección evitaremos todo lo nocivo, por Nuestro Señor Jesucristo. Arcángel San Miguel, defiéndenos en la lucha: sé nuestro amparo contra la maldad y las acechanzas del demonio. Pedimos suplicantes que Dios lo mantenga bajo […]
Continúa leyendo…

 
 

Oración para proteger los campos

Bienaventurado San Gabriel, tú que apacentaste el rebaño de los pastores de Nazareth, cuida el ganado en estos campos, sus granjas, sus ríos, sus cerros y colinas, y en particular a los campesinos que las trabajan para recoger sus frutos. Dígnate, arcángel Gabriel, protegernos contra la tormenta, lluvia o la tempestad, contra las inundaciones, y […]
Continúa leyendo…

 
 

Plegaria a todos los Ángeles

Sabias y útiles diosas, de la labor tranquila protectoras, mi espíritu busca paz y reposo; mientras cincela el verso y el pensamiento hila encuentre en vuestras manos el premio venturoso. Proteged a mi estrofa del odio y del olvido, dadle el dulce secreto de hablar con voz eterna; resplandezca un instante su inefable sentido y […]
Continúa leyendo…

 
 

Plegaria para pedir la voluntad

Dame Señor, la firme voluntad compañera y sostén de la virtud; la que sabe en el golfo hallar quietud y en medio de las sombras claridad! la que trueca en tesón la veleidad y el ocio en personal solicitud, y las ásperas fiebres en alud, y los torpes engaños en verdad! Y así conseguirá mi […]
Continúa leyendo…

 
 

Oración al Arcángel san Miguel

Gloriosísimo San Miguel, excelso Ángel que gozas de la plenitud y visión de Dios, acuérdate que no se ha oído decir que no alcance tu favor quien a ti se acerca en sus tribulaciones. Confío en ti; espero en ti y te pido seas mi intérprete para con Dios Nuestro Señor a fin de obtener […]
Continúa leyendo…

 
 

Plegaria a un ángel desconocido

Yo pienso en ti, Ángel; tú vives en mi mente sola, fija, sin tregua, a toda hora; aunque tal vez el rostro indiferente no deje reflejar sobre mi frente la llama que en silencio me devora. Sin lucha, sin afán y sin lamento, sin agitarme en ciego frenesí, sin proferir un solo, un leve acento […]
Continúa leyendo…