Martes Santo

El Martes Santo se caracteriza su liturgia por la exaltación de la Cruz, que se propone como motivo de orgullo para los cristianos.
El Evangelio de la misa de este día es el anuncio de la Pasión por parte del mismo Jesús. Los textos de la misa aluden a este acontecimiento.
En muchos lugares el protagonista de las procesiones de este día es la Cruz, un símbolo cristiano y universal.
Como lecturas de este día, además de Isaías 49, 1-6, que anuncia el nacimiento de un salvador, y del Salmo Responsorial 70, que se refiere al mismo tema, luego se lee el Evangelio: Juan 13, 21-33 y 36-38:

En aquel tiempo, Jesús, profundamente conmovido, dijo: Os aseguro que uno de vosotros me va a entregar. … Simón Pedro le hizo señas para que averiguase por quién lo decía. Entonces él, apoyándose en el pecho de Jesús, le preguntó, Señor: ¿quién es?
Le contestó Jesús: Aquél a quien yo le dé este trozo de pan untado. Y… se lo dio a Judas, hijo de Simón el Iscariote…. Entonces Jesús le dijo: Lo que tienes que hacer hazlo en seguida.
Ninguno de los comensales entendió a qué se refería. Como Judas guardaba la bolsa, algunos suponían que Jesús le encargaba comprar lo necesario para la fiesta o dar algo a los pobres.
Judas, después de tomar el pan, salió inmediatamente. Era de noche….
Simón Pedro le dijo: Señor, ¿a dónde vas? Jesús le respondió: Adonde yo voy no me puedes acompañar ahora, me acompañarás más tarde. Pedro replicó: Señor, ¿por qué no puedo acompañarte ahora? Daré mi vida por ti. Jesús le contesto: ¿Con que darás tu vida por mí? Te aseguro que no cantará el gallo antes que me hayas negado tres veces.

Artículos relacionados

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *