Novena y oraciones al santo Ángel de la Guarda

El Santo Ángel de la Guarda, alumbra pues nuestro entendimiento e inflama la voluntad del hombre, para librarle de los peligros del alma y del cuerpo.

Los Ángeles Custodios o de la Guarda, fueron puestos por el Creador para ayudar personalmente a cada ser humano. Esta ayuda o custodia, es la de preservarnos de cientos de miles de accidentes de toda índole, que en especial, cuando somos niños y debido a la corta edad y faltos de experiencias de todas clases suelen acaecemos. Y también de mayores y en otra escala de valores, nos inclinan, tuercen voluntades hasta ciertos límites, e incluso procuran que nuestros pensamientos y sentimientos sean positivos, alegres, hermosos y constructivos.
Todo este laborioso trabajo debe ser muchas veces descorazonador, en especial, si aquel humano vive en total obscuridad o en ciertas tinieblas con arreglo al plan divino. Cuando los hombres y las mujeres de la Tierra, en su quehacer diario ofrecen a Su Creador las obras de cada día, esperando sean positivas o de su agrado, es el Ángel de la Guarda el encargado de presentarlas hacia lo Alto.
La Iglesia en el Prefacio-Ofertorio da gracias al Todopoderoso y canta: “En verdad es digno y justo, equitativo y saludable que en todo tiempo y lugar, te demos gracias, Señor, ¡Oh Santo, Eterno, junto con tus Ángeles, Arcángeles, Serafines, Querubines, Tronos, Virtudes, Dominaciones, Santo, Santo, Santo Inmortal!
En la actualidad el ser humano va tomando consciencia cada día más de la necesidad de rezar a su Ángel de la Guarda, quizá porque también cada día que pasa en su vivir cotidiano, sabe valorar mejor las dificultades y las penas, los sinsabores y las tentaciones que le surgen del otro lado, o sea causadas o motivadas por el ángel caído, por Lucifer.
Por ello y para que pueda servir de fiel ayuda a los que deseen recordar a su Ángel de la Guarda, presentárnosles esta Novena, y así además de agradecerles su misión, puedan también solicitar la ayuda o necesidad que en ciertos momentos de la vida precisan obtener.
Es conveniente que la Novena al Santo Ángel de la Guarda fuese realizada a la misma hora cada día, o sea, los nueve días seguidos a la misma hora (por ello se llama Novena).
También mientras ésta se haga, mantener encendida una vela del color que se cita para cada día, así como poner un perfume-aceite en una lamparilla difusora de perfumes, que en este caso podría ser el aroma de incienso natural.
Quizá algunos pensarán que todo esto no es necesario, y ciertamente no lo es, pero desde un prisma esotérico tiene un valor oculto, ya que el practicante tendrá que realizar un esfuerzo adicional, por ejemplo, hacerla a la misma hora; ya veréis cómo enseguida os surgirán dificultades para ello, y con referencia a la vela y al perfume, tendrán que buscarse, en resumen, un esfuerzo que bien vale la pena efectuarlo. Seamos devotos y agradecidos a tan excelentes guardianes y centinelas, y honrémosles cuanto debemos.
Advertencias para hacer la novena al santo Ángel de la Guarda
Modo de hacer la novena
Oración inicial para todos los días de la novena
Oración final para todos los días de la novena
Primer día de la novena
Segundo día de la novena
Tercer día de la novena
Cuarto día de la novena
Quinto día de la novena
Sexto día de la novena
Séptimo día de la novena
Octavo día de la novena
Noveno y último día de la novena

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *