La paz interior

Estar en paz con uno mismo es un gran don humano y, para alcanzarla, es necesario que cese la guerra dentro de nosotros mismos.
Esas batallas inútiles que nos roban la energía. Hacer la paz con uno mismo supone olvidarse de los rencores, de los celos o las envidias, del miedo o de todo aquello que nos falta por hacer.
Hacer la paz con uno mismo implica decidir en qué ocuparemos la única energía vital de la que disponemos.
¿La desperdiciaremos en un sufrimiento constante que nada produce?
¿La dejaremos vertirse en el mar de la angustia y la ansiedad?
¿O nos decidiremos por aceptarnos tal como somos y disfrutar de lo que hoy tenemos?

Artículos relacionados

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *