El respeto

Respetar es actuar dándome cuenta de que no estoy solo

¿Qué quiere decir respeto?

A veces las palabras más sencillas son las más difíciles de definir; son tan claras, las usamos tanto y las entendemos tan bien que nos resulta muy complicado resumir su contenido en términos concisos.
En vez de buscar una definición de diccionario, vayamos por otro camino: la palabra respeto procede de una palabra latina que signififca “mirar alrededor”. Esto nos puede arrojar mucha luz sobre lo que significa respeto y respetar. ¿Se puede afirmar que el que respeta mira a su alrededor y el que no respeta no lo hace? Pues sí.

¿Cómo se lo explicamos a nuestros hijos?

Lo más claro es hacerlo con imágenes. Será fácil hacerles ver la diferencia entre: a) estar en la cima de un monte, aislado de todo el mundo, contemplando a lo lejos unos pueblos pequeñitos, y b) estar en un vagón de tren lleno de pasajeros que leen, charlan u observan tranquilamente el paisaje.
Pues bien, si en la cima desierta de la montaña pongo en marcha mi radiocasete o mi reproductor de CD con toda su potencia, no voy a faltar al respeto de nadie; si, por el contrario, en medio del vagón de tren hago lo mismo, observaré el enfado de muchos viajeros y posiblemente alguno de ellos o el responsable del tren me llamarán la atención porque no respeto a los demás.
¿Por qué esta diferencia? Porque si desde la cima “miramos a nuestro alrededor”, no vemos a nadie; mientras que si “miramos a nuestro alrededor” en la otra situación, vemos a alguien. Ésta es la diferencia.
Quien sabe mirar a su alrededor y ver que hay personas como él, que no está solo, sabrá qué significa respetar. Por el contrario, quien actúa sin observar si hay alguien a su alrededor (o sin tenerlo en cuenta) y se comporta como si estuviera solo, seguramente no respetará a los demás.

Es cierto que el niño debe respetar y también que a él se le debe un enorme respeto

¿Cuando empezamos a enseñarles a respetar?

Desde el momento en que nuestros hijos tengan a alguien a su alrededor, es decir, desde el principio.
- Es que nuestro hijito todavía no entiende nada; es muy pequeñito.
Los padres (los educadores en general) no siempre pretendemos que entiendan lo que les decimos; lo importante es que desde pequeños nos oigan para inculcarles muy lentamente unos hábitos de reflexión y de conducta que los modelarán para toda su vida: a eso llamamos educar. Y, ¡cuidado!, con ello no les quitaremos la libertad. Si los educamos correctamente, les enseñaremos a ser libres, a seguir su conciencia, a modificar los hábitos que les parezcan incorrectos a tener sentido crítico.
La educación, si es correcta, hará libres a nuestros hijos; una educación que no construya seres libres no es una buena educación; a pesar del evidente riesgo que comporta una educación en la libertad.

Volver a valores humanos

oración

oraciones de respeto, oraciones del respeto, una oracion con la palabra respeto, oraciones con respeto, oracion sobre el respeto, oracion de respeto, oraciones sobre el respeto, oracionesdel respeto, oraciones relacionadas con respeto, oraciones q no tengan respeto, oraciones sobre respeto, horaciones de respeto, oraciones de respegoy, oraciones de el respeto, oraciones con la palabras respeto, oraciones con el respeto }, oracion respeto por las diferencias, una oracion con respeto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>