Orar con el poder de la fe

Acercarse a Dios es acercarse al propio corazón y, para tocarlo de cerca, nada mejor que palabras hermosas.
Una de las formas más sencillas alcanzar el poder de la fe es orando. La palabra tiene su propia energía, una fuerza que, en parte, proviene de su propia materialidad: el sonido de las palabras, ritmo, la cadencia, la voz. Pero, al pronunciarlas, se activan otros niveles de energía: cuando rezamos, nos conectamos con algo cósmico que está dentro nuestro.
Cómo orar
Cada religión estipula ciertas formas, pero aquí no nos preocupan tanto las formas, sino el fondo. Obviamente, hay ciertas normas comunes que todos adoptamos al orar, casi instintivamente.

• Procure estar tranquilo psíquica y espiritualmente. Lo mismo puede decirse del lugar: la calma y el silencio son amigas de la oración. Seguir estos pasos lo ayudará a conectarse consigo mismo, una de las funciones básicas de la plegaria.

• Hable con el corazón, ya diga palabras aprendidas hace mucho tiempo de memoria, o. si expresa lo que siente en ese momento. A veces, es mejor decir algo espontáneo, pero n§ siempre. Las palabras tienen sabiduría, sobre todo, las antiguas. Miles de voces las han dicho, en diversas circunstancias dolorosas o felices, y, créase o no, pareciera que ellas se impregnan de todos esos sentimientos revelados generación tras generación.

• Respirar profundamente para tranquilizarse, así como calmarse mentalmente tratando de vaciarnos de pensamientos fútiles también es útil como práctica previa.

• Dios está dentro suyo. Recuerde las palabras del Maestro Eckhart:

“La simiente de Dios
está en nosotros.
Con un labrador inteligente,
esa simiente prosperará
y crecerá hacia Dios,
y sus frutos serán
de naturaleza divina.
Las simientes de pera
se transforman en perales,
las de nuez en nogales,
y las de Dios, en Dios”

oración

plegarias catolicas, oraciones y plegarias catolicas, plegarias de oracion, plegarias-oraciones, el poder de la oracion catolico, ORACIONES QUE ACTIVAN LA FE, oraciones para tranquilizarse, oraciones de fe hermosas, el poder de la oracion con fe, Un rezo para tranquilisarte