Palabras de Jesús sobre la Vocación

La mies es mucha, pero los obreros pocos. Rogad, pues, al Dueño de la mies, que envíe obreros a su mies
(Lucas 10, 2).


Vine a poner fuego sobre la Tierra, y ¡cuánto deseo que arda ya! (Lucas 12, 49).


Alzad vuestros ojos y contemplad los campos que ya están dorados para la siega (Juan 4, 35).


El que siega recibe su salario y recoge el fruto para la vida eterna, para que se alegren juntamente el sembrador y el segador. Pues en esto es verdadero el proverbio de que uno es el que siembra y otro el que siega. Yo os envío a segar lo que no trabajasteis; otros lo trabajaron y vosotros os aprovecháis de su trabajo (Juan 4, 36-38).


No me elegisteis a Mí, sino Yo a vosotros, y os designé para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto permanezca

(Juan 15, 16).


Como me envió el Padre, así os envío Yo (Juan 20, 21).


Lo que recibisteis gratis, dadlo gratis (Mateo 10, 8).


Si no os reciben o no escuchan vuestras palabras, saliendo de aquella casa o ciudad, sacudid el polvo de vuestros pies. En verdad os digo que el día del Juicio será más tolerable para Sodoma y Gomorra que para aquella ciudad (Mateo 10, 14-15).

Volver a Jesús lo dijo

oración

oraciones a cristo, oraciones a cristo jesus, oracion a jesus cristo, jesus de nazaret oraciones, frases de cristo obrero, oraciones de jesús de nazaret, oraciones de la sangre de cristo, oraciones sobre el niño jesus, orasionajesus cristo, oraciones catolicas a cristo, oraciones acristo, oraciones a jesús de nazaret, oracion ni christo jesus, oracion a jesuscristo, horacion acristo, Plegarias sobre la vocación franciscanos

Palabras de Jesús sobre la Comunión

Procuraos, no el alimento que pasa, sino el que dura para la vida eterna, el que da el Hijo del Hombre (Juan 6, 27).


El pan de Dios es el que ha bajado del Cielo y da vida al mundo (Juan 6, 33).


Yo soy el Pan de vida. El que viene a Mí no tendrá hambre, y el que cree en Mí no tendrá sed jamás (Juan 6, 35).


Vuestros padres comieron el maná del desierto y murieron. Éste es el Pan que baja del Cielo, para que si alguien come de él no muera (Juan 6, 49-50).


Yo soy el Pan vivo bajado del Cielo. Si uno come de este pan, vivirá eternamente; y el pan que Yo le daré es mi carne para la vida del mundo (Juan 6, 51).


Si no comiereis la carne del Hijo del hombre y no bebiereis su sangre, no tendréis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y Yo le resucitaré en el último día (Juan 6, 53-54).


El que come mi carne y bebe mi sangre mora en Mí, y Yo en él (Juan 6, 56).


Tomad y comed: esto es mi Cuerpo (Mateo 26, 26).

Volver a Jesús lo dijo

oración

palabras de jesus sobre la comunion

Palabras de Jesús sobre la Confesión

Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia; y las puertas del Infierno no prevalecerán contra ella. Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos; y cuanto atares en la Tierra será atado en los Cielos, y cuanto desatares sobre la Tierra será desatado en los Cielos (Mateo 16, 18-19)


Os aseguro que todo lo que atéis en la Tierra será atado en el Cielo, y todo lo que desatéis en la Tierra será desatado en el Cielo (Mateo 18, 18).


A quienes perdonareis los pecados, les serán perdonados; a quienes se los retuviereis, les serán retenidos
(Juan 20, 23).


No vine a llamar a penitencia a los justos, sino a los pecadores (Lucas 5, 32).


Os digo que habrá más alegría en el Cielo por un pecador arrepentido que por noventa y nueve justos que no necesitan penitencia (Lucas 15, 7).


El Hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido (Lucas 19, 10).


Mira que has sido curado. No peques más, para que no te suceda algo peor (Juan 5, 14).


Vete, y desde ahora no peques más (Juan 8, 11).

Volver a Jesús lo dijo

Palabras de Jesús sobre la Mortificación

Si el grano de trigo caído en tierra no muere, queda solo; pero si muere produce mucho fruto (Juan 12, 24).


Yo soy la verdadera Vid y mi Padre es el labrador. Todo sarmiento que en Mí no lleva fruto, lo arranca; y todo el que da fruto lo poda, para que dé más fruto (Juan 15, 1-2).


Si alguno quiere venir en pos de Mí, niegúese a sí mismo, tome su cruz de cada día, y sígame (Lucas 9, 23).


Esforzaos para entrar por la puerta estrecha, porque os digo que muchos intentarán entrar y no podrán (Lucas 13, 24).


Entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y espaciosa la senda que conduce a la perdición, y son muchos los que entran por ella. ¡Qué estrecha es la puerta y angosta la senda que lleva a la Vida, y qué pocos son los que la encuentran! (Mateo 7, 13-14).


El que no toma su cruz y me sigue, no es digno de Mí (Mateo 10, 38).


El Reino de los Cielos padece violencia, y lo arrebatan los esforzados (Mateo 11,12).

Volver a Jesús lo dijo

oración

oracion y mortificacion

Palabras de Jesús sobre la Oración

Todo es posible para el que cree (Marcos 9, 23).


¿Qué quieres que te haga? (Marcos 10, 51).


Todo cuanto pidáis en la oración, creed que lo recibisteis y lo tendréis (Marcos 11, 24).


Cuando os pongáis a orar, perdonad si tenéis algo contra alguien, para que también vuestro Padre que está on los cielos os perdone vuestros pecados (Marcos 11, 25).


Al orar, no charléis neciamente como los gentiles, pues se imaginan que con su mucha palabrería serán escuchados. No os hagáis semejantes a ellos, porque bien sabe vuestro Padre de qué tenéis necesidad antes que lo pidáis (Mateo 6, 7-8).


Pedid y se os dará; buscad y hallaréis; llamad y se os abrirá. Porque quien pide recibe, quien busca halla, y a quien llama se le abrirá (Mateo 7, 7-8).


¿Qué hombre hay entre vosotros a quien su hijo pida pan y le dé una piedra? O si le pide un pez, ¿acaso le dará una serpiente? Si vosotros, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los Cielos dará cosas buenas a quien se las pida? (Mateo 7, 9-11).

Volver a Jesús lo dijo

Palabras de Jesús sobre el Cielo

Mi Reino no es de este mundo. Si mi Reino fuera de este mundo, mis servidores lucharían para que no fuera entregado a los judíos; pero mi Reino no es de aquí (Juan 18, 36).


No temáis, pequeño rebaño, porque a vuestro Padre le ha parecido bien daros el Reino (Lucas 12, 32).


En casa de mi Padre hay muchas moradas (Juan 14, 2).


Os he dicho estas cosas para que mi alegría esté en vosotros, y vuestro gozo sea completo (Juan 15, 11).


Siervo bueno y fiel, has sido fiel en lo poco y te constituiré sobre lo mucho: entra en el gozo de tu Señor (Mateo 25, 21).


En verdad, en verdad te digo que hoy estarás conmigo en el Paraíso (Lucas 23, 43).


Es semejante el Reino de los Cielos a un hombre que sembró buena semilla en su campo. Pero, mientras dormían los hombres, vino su enemigo, sembró cizaña en medio del trigo y se fue.
Cuando brotó la hierba y echó espiga, entonces apareció también la cizaña. Los siervos del amo acudieron a decirle: Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿Como es que tiene cizaña? Él les dijo: Algún enemigo lo hizo.
Le respondieron los siervos: ¿Quieres que vayamos y la arranquemos? Pero él respondió: No, no sea que, al arrancar la cizaña, arranquéis junto con ella el trigo. Dejad que crezcan ambas hasta la siega y al tiempo de la siega diré a los segadores: Arrancad primero la cizaña y atadla en gavillas para quemarla; el trigo, en cambio, almacenadlo en mi granero.
(Mateo 13, 24-30).


El que siembra la buena semilla es el Hijo del hombre; el campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del Reino; la cizaña son los hijos del Maligno. El enemigo que la sembró es el Diablo; la siega es el fin del mundo; los segadores son los ángeles.
Del mismo modo que se reúne la cizaña y se quema en el fuego, así será al fin del mundo. El Hijo del hombre enviará a sus ángeles y apartarán de su Reino todos los que causan escándalo y obran la maldad, y los arrojarán en el Horno de fuego. Allí será el llanto y el rechinar de dientes. Entonces los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre. El que tenga oídos, que oiga.
(Mateo 13, 37-43).

Volver a Jesús lo dijo

Palabras de Jesús sobre el Infierno

Todo árbol que no da buenos frutos es cortado y arrojado al fuego (Mateo 7, 19).


No temáis a los que matan el cuerpo pero no pueden matar el alma; temed más bien al que puede perder alma y cuerpo en el Infierno (Mateo 10, 28).

linea

Si tu mano te escandaliza, córtatela; mejor te será entrar manco en la Vida que ir con las dos manos a la gehenna, al fuego inextinguible (Marcos 9, 43).


Si tu pie te escandaliza, córtatelo; más te vale entrar cojo en la Vida que con los dos pies ser arrojado al Infierno (Marcos 9, 45).


El Hijo del hombre enviará a sus ángeles y apartarán de su Reino a todos los que causan escándalos y a los obradores de la iniquidad, y los echarán al Horno de fuego; allí será el llanto y el rechinar de dientes (Mateo 13, 41-42).


Una vez que el amo de la casa se levante y cierre la puerta, os quedaréis fuera y llamaréis a la puerta diciendo: Señor, ábrenos. Él os responderá: No sé de dónde sois. Entonces comenzaréis a decir: Hemos comido y bebido contigo, y has enseñado en nuestras plazas. Él dirá: Os repito que no sé de dónde sois. Apartaos de Mí todos los que obráis la iniquidad. Allí será el llanto y el rechinar de dientes (Lucas 13, 25-28).


Es semejante el Reino de los Cielos a una red barredera que se echa al mar y recoge peces de toda suerte; y llena, la sacan sobre la playa y, sentándose, recogen los peces buenos en canastos y los malos los tiran. Así será en la consumación del mundo: saldrán los ángeles y separarán a los malos de los justos y los arrojarán al Horno de fuego; allí será el llanto y el rechinar de dientes (Mateo 13, 47-50).

Volver a Jesús lo dijo

Palabras de Jesús sobre el Juicio

A quien mucho se le ha dado, mucho se le exigirá; y a quien se le ha encomendado mucho, mucho se le pedirá (Lucas 12, 48).


Muchos primeros serán últimos, y muchos últimos serán primeros (Marcos 10, 31).


Muchos me dirán en aquel día: ¡Señor, Señor! ¿No profetizamos en tu Nombre… y en tu Nombre hicimos muchos milagros? Yo entonces les diré: Nunca os conocí; apartaos de Mí, obradores de la iniquidad (Mateo 7, 22-23).


De toda palabra vana que hablaren los hombres, darán cuenta en el día del Juicio (Mateo 12, 36).


Por tus palabras serás justificado y por tus palabras serás condenado (Mateo 12, 37).


Hijas de Jerusalén, no lloréis por Mí; llorad más bien por vosotras mismas y por vuestros hijos, porque vendrán días en que se dirá: Dichosas las estériles y los vientres que no engendraron, y los pechos que no amamantaron. Entonces dirán a los montes: Caed sobre nosotras; y a los collados: Sepultadnos (Lucas 23, 28-30).


El sol se oscurecerá, la luna no alumbrará, las estrellas caerán del cielo y las fuerzas de los cielos temblarán (Marcos 13, 24-25).

Volver a Jesús lo dijo

oración

bienaventudos los pechos que no amantaron, dichosas las esteriles palabras jesus, dichosos los pechos que no amantaron

Palabras de Jesús sobre la Muerte

Tened ceñida vuestra cintura y encendidas las lámparas; estad como hombres que esperan a su amo de vuelta de las bodas para que, al llegar y llamar, al instante le abran (Lucas 12, 35-36).


Dichosos los siervos a quienes el amo encuentra vigilantes a su llegada (Lucas 12, 37).


Vosotros, pues, estad preparados, porque a la hora que menos penséis, vendrá el Hijo del hombre (Lucas 12, 40).


¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, a quien su amo puso al frente de la servidumbre para darles el alimento a su tiempo? Dichoso el siervo aquel a quien, al venir su amo, encuentra haciendo así. En verdad os digo que le pondrá al frente de toda su hacienda (Mateo 24, 45-47).


Si el mal siervo dijera para sus adentros: mi amo tardará; y comenzase a golpear a sus compañeros y a comer y beber con los que se embriagan, vendrá el amo de ese siervo el día que menos lo espere y a una hora que no sabe, le separará y le asignará su suerte con los hipócritas; allí será el llanto y el rechinar de dientes (Mateo 24, 48-51).


Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora (Mateo 25, 13).


Había un hombre rico, cuyas tierras le dieron una gran cosecha. Comenzó a pensar dentro de sí diciendo: ¿Qué haré, pues no tengo dónde encerrar mi cosecha?
Y dijo: Ya sé lo que voy a hacer: derribaré mis graneros y los haré más grandes, y almacenaré en ellos todo mi grano y mis bienes, y diré a mi alma: Alma, ya tienes muchos bienes almacenados para muchos años; descansa, come, bebe, pásalo bien.
Pero Dios le dijo: Insensato, esta misma noche te pedirán el alma, y todo lo que has acumulado, ¿para quién será? (Lucas 12,16-20).

Volver a Jesús lo dijo

oración

fraces de jesus con la muerte, palabras sobre la muerte, PALABRAS DE ORACIONES DE LA MUERTE, palabras de jesus sobre la muerte, palabras de dios sobre la muerte, oraciones sobre el significado de la muerte de jesus, Oraciones para la hora de la merte, ORACION DE LA MUERTE DE JESUS, frases de jesus sobre la muerte, PLEGARIA DE DIOS SOBRE LA MUERTE

Palabras de Jesús sobre la Fidelidad

Nadie que ponga la mano en el arado y mire atrás, es apto para el Reino de Dios (Lucas 9, 62).


Dichosos los que oyen la palabra de Dios y la guardan (Lucas 11, 28).


El que es fiel en lo poco, lo es también en lo mucho; y el que es infiel en lo poco, también lo es en lo mucho (Lucas 16, 10).


Sed, pues, perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto (Mateo 5, 48).


Surgirán muchos falsos profetas y engañarán a muchos; y el rebosar de la iniquidad enfriará la caridad de la mayoría. Pero el que persevere hasta el fin, ése se salvará (Mateo 24, 11-13).


Ejemplo os he dado para que hagáis vosotros como Yo hice. En verdad, en verdad os digo: el siervo no es más que su señor (Juan 13, 15-16).


Vosotros sois la sal de la Tierra. Pero si la sal se desvirtúa, ¿con qué se la salará? Para nada sirve ya, sino para ser tirada fuera y pisada por los hombres (Mateo 5, 13).


Vosotros sois la luz del mundo. No puede ocultarse una ciudad sobre un monte, ni se enciende una lámpara para ponerla debajo del celemín, sino sobre un candelera para que alumbre a todos los de la casa (Mateo 5, 14-15).


Brille vuestra luz ante los hombres para que, viendo vuestras buenas obras, glorifiquen a vuestro Padre que está en los Cielos (Mateo 5, 16).

Volver a Jesús lo dijo

oración

oraciones con la palabra fiel