san Juan Bautista

vida de santos

Salomé recibiendo la cabeza del Bautista, Discípulo de Bernardino Luini, Museo del Prado (Madrid)


“Más que profeta” y el mayor entre los santos
Los padres de Juan Bautista, Zacarías e Isabel, eran unos santos esposos, «justos ante Dios, pues guardaban irreprochablemente todos los mandamientos y preceptos del Señor» (Lc 1,6). A ellos les fue anunciado su nacimiento: «El ángel le dijo: no tengas miedo, Zacarías… Tu mujer, Isabel, te dará un hijo, al que pondrás por nombre Juan» (Le 1,13).
Isabel dio a luz a pesar de su vejez y su esterilidad: «No tenían hijos, porque Isabel era estéril y los dos de avanzada edad» (Lc 1,7). Zacarías quedó mudo como señal prodigiosa del futuro nacimiento (Lc 1,20) y luego recobró el habla (Lc 1,64). Cuando Isabel oyó el saludo de su prima María «el niño saltó en su seno» (Lc 1,41). El niño fue santificado en el seno de su madre, en virtud de la presencia de Cristo, en la visita de María a Isabel.
«El niño crecía y su espíritu se fortalecía». Profeta de soledades, vivió desde la juventud en el desierto alimentándose de langostas y miel silvestre.
Acaso pertenecía al grupo de Qumrán. Aparece predicando al pueblo el «bautismo de penitencia»: «Arrepentios, porque el reino de Dios está cerca, es inminente». Fustiga los egoísmos de los ricos, las injusticias de los militares y los vicios e inmoralidades de los mismos reyes (denuncia la vida incestuosa de Herodías), y sigue hablando con la cabeza cortada (puesta en una bandeja), si cabe, con más elocuencia que antes. Bautiza a Cristo, a lo que al principio se negaba diciéndole a Jesús: «Soy yo el que necesita ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí?» (Mt 3,14). La fiesta de su natividad se celebra el 24 de junio, y la de su martirio el 29 de agosto.
Mensaje
Modelo acabado de profeta actual… y de todos los tiempos. El auténtico profeta habla a su tiempo «contra su tiempo»; es auténtico porque vive lo que predica.
• Es «humilde»: «conviene que El crezca y yo desaparezca», «yo no soy digno de desatar la correa de su zapato».
• Predica integro el mensaje, aunque le cueste el prestigio… y la vida. Decía a Herodes: «No te está permitido tener la mujer de tu hermano» (Mc 6,18).
• Es testigo del amor de Dios y le prepara con todo ardor los caminos que conducen a los hombres a Dios.
Hoy, más que nunca, el mundo necesita «profetas» como el Bautista.

Volver a Vida y obra de santos y santas

oración

plegarias del deuteronomio puesta en la frente, reflexion juanbautistamodelodepenitencia
Mobile Theme Switch DEBUG
Current Theme : eleven40
Checking rule
+ Source : Mobile
+ Theme : mobi
Check if isMobile() : false
Rule not valid.


Theme To Be Used : eleven40