san Ildefonso

santos

Imposición de la casulla a san Ildefonso,Bartolomé esteban Murillo, Museo del Prado (Madrid)

Defensor implacable de la perpetua virginidad de María
Según la tradición, los padres de Ildefonso (606-667) no tenían hijos. La madre pidió a la Virgen muy fervorosamente que si Dios le concedía un hijo le consagraría al reino de Cristo y de su Santísima Madre. Esa gracia se le concedió: el hijo deseado nació en Toledo. Su madre lo adoctrinó en la práctica de todas las virtudes cristianas y en un amor grande hacia la Virgen María. Fue educado en la Escuela de Toledo y después por san Isidoro en la gran Escuela de Sevilla.
En contra de la voluntad de su padre, ingresó en el Monasterio de Agalí (junto al río Tajo) y fue nombrado abad del mismo. De la quietud del monasterio fue sacado para presidir la sede arzobispal de Toledo, en la que trabajó como celosísimo pastor.
Como escritor fue un buen representante en el mundo de las letras y del saber visigótico. Escribió sobre el Bautismo, continuó el tratado de san Isidoro sobre Los varones ilustres, pero, sobre todo, es ramoso por el Tratado de la perpetua virginidad de María. Como premio, la Virgen nuestra Señora —dice la leyenda— se apareció a san Ildefonso y le impuso una casulla. Este tema na sido inmortalizado por nuestros pintores clásicos españoles, como Murillo. También de san Ildefonso conservamos bellos himnos y oraciones. Su fiesta se celebra el 23 de enero.

Mensaje
Valor y firmeza en la fe. Para tantos cristianos débiles y cobardes que con facilidad desertan del ideal cristiano, san Ildefonso es un ejemplo vigoroso de fortaleza. Hoy, que con tanta insistencia, sin escatimar medios y toda clase de publicidades, cada grupo trabaja su mensaje y sus ideas, deberíamos volver los ojos al que defendió con tanto ardor aquello de lo que estaba convencido y que no era para su interés sino para gloria de Dios y de la siempre Virgen María. Clama así contra el calumniador de la Reina y dama de su corazón: «¿Qué osas decir, caos de locura, de aquella morada de Dios, de aquella corte del Rey de las victorias, clarísima con el brillo del pudor, de aquel palacio del emperador de las cosas celestiales y asiento gloriosísimo de Aquel a quien no pueden comprender la plenitud y diversidad de los lugares ? ¿El tronco de la vida daría ramas de muerte? ¿El huerto cerrado en que brotó la flor de la peregrina virginidad habría de producir abrojos y serpientes? ¿De la fuente de la vida, sellada con el parto virginal, manaría el cieno de la impureza?».

Volver a Vida y obra de santos y santas

oración

oracion a san idelfonso, oracion a san ildefoso, oracion a san ilifonso, ORACION SAN IDELFONSO, oraciones católicas a san ilifonso

Opina

*