san Francisco de Sales

vida de santos

San Francisco de Sales y santa Juana Francisca de Chantal, Corrado Giaquinto, Iglesia de Santa Bárbara (Madrid)

El santo de la dulzura y de la piedad popular
Nació en el castillo de Sales en 1567, dentro de una familia noble saboyana. Estudió en París y en Padua. Era un nombre cultísimo. A los 36 años fue nombrado obispo de Ginebra. Tuvo una profunda crisis venida del protestantismo calvinista. En sus serias dudas sobre la predestinación tomó una decisión práctica. Decía: «Si no pudiera en la eternidad, por lo menos en esta vida voy a hacer todo lo posible por servir y amar con todo mi corazón a Dios y al prójimo». Sufrió muy graves tentaciones de las que salió ileso gracias a largas horas de oración diaria.
Todo su empeño era vencerse a sí mismo y ser dulce y amable con los demás. «Cuando yo era joven —dice él mismo— entregábame al ejercicio de la dulzura». Por naturaleza era más bien tímido, débil y condescendiente, a pesar de la leyenda que se cuenta de él: cuando le hicieron la autopsia encontraron su hígado endurecido como una piedra a consecuencia de la gran violencia interior que se había hecho aquel hombre (según esta versión, de gran temperamento) por vencerse y tratar a todos con dulzura y delicadeza. Decía: «Soy el hombre más afectivo del mundo y no obstante, sólo amo a Dios y a todas las almas por Dios».
Era catequista, escritor y predicador que se atrajo a la conversión a más de sesenta mil calvinistas. Su apostolado era intensísimo.
Con santa Juana Fremiot de Chantal, con la cual mantuvo una profunda amistad, fundó la Orden de la Visitación.
Ejerció sobre todo el apostolado de la pluma. Escribió: Tratado del amor de Dios, Controversias, El arte de aprovechar nuestras faltas, Cartas, y el más leído de todos, Introducción a la vida devota.
Murió en 1622. Su fiesta se celebra el 24 de enero.
Mensaje
• La dulzura y mansedumbre. Persigue en sus escritos llevar la piedad y devoción a todos los estados de la vida: soldados, matrimonios, artesanos, etc. «El hombre —decía— es a veces un animal severo y áspero y es preciso ablandarlo y suavizarlo con la miel y el azúcar de la devoción». Dice de él santa Juana Francisca de Chantal, que le conoció muy de cerca: «Escuchaba a todo el mundo apaciblemente y todo el tiempo que cada uno quería. Su conversación y trato era lo más humilde, dulce y natural».

Volver a Vida y obra de santos y santas

oración

san francisco de sales oraciones, oracion de santo san francisco de sales, oraciones compuestas por san francisco de sales, oraciones de san francis, oraciones de san francisco de sales, oraciones de santo francis de sales, san francisco de sales oracion

Opina

*

Mobile Theme Switch DEBUG
Current Theme : eleven40
Checking rule
+ Source : Mobile
+ Theme : mobi
Check if isMobile() : false
Rule not valid.


Theme To Be Used : eleven40