Oraciones Temas

 

Antología de textos: Oración y oraciones

 

*    R. Jelbo decía, en nombre de R. Huna, que al salir del templo no debemos andar a grandes pasos. Sin embargo, añade Avayé, esta advertencia sólo es válida para la salida, pues, por el contrario, al entrar es preciso apresurarse según está escrito "corramos para conocer al Señor" (Os 6,3).
R. Zera dice: Al principio, cuando el sábado veía correr a los sabios para asistir al sermón, creía interiormente que de este modo infringían la solemnidad del día; pero apenas me enteré de la opinión de R. Tanjum, quien, en nombre de R. Yehosúa ben Levi, dice que incluso en sábado el hombre debe apresurarse para escuchar la palabra de la halajá, pues ésta escrito "tras el Señor caminarán, como león rugiendo" (Os 11,10), incluso yo corro. (Ber 6b)
*   Nuestros Maestros han contado la siguiente historia: un hombre piadoso estaba rezando junto al camino y no devolvió el saludo a un funcionario que le había saludado. Éste esperó a que acabara y le dijo: Eres un tipo descuidado; en la Tora está escrito "guardad vuestra vida" (Dt 4,15). ¿Por qué no has contestado a mi saludo? Yo podría haberte cortado la cabeza sin que nadie me pidiera explicaciones. -Tranquilízate, le contestó, que te lo voy a explicar: Si te encontraras delante de un rey terrenal y un compañero te saludara, ¿le devolverías el saludo? -Claro que no. -Pues comprende que si actuarías así ante un rey perecedero, ¡con cuánta mayor razón debo yo actuar como lo he hecho ante el Rey de Reyes, el Santo, Bendito sea. (Ber 32b)
*   Nuestros Maestros han enseñado que cuando se atraviesa un lugar infestado de bestias feroces o de bandidos se recita una oración breve. ¿Qué es una oración breve? -R. Eliézer ben Hircanos dice 'haz tu voluntad en el cielo, allá arriba, y satisface a quienes te respetan aquí abajo, y haz lo que sea bueno a tus ojos. Bendito sea Señor, que escuchas nuestra oración'. -R. Yehosúa ben Jananyá dice 'Escucha la súplica de tu pueblo, Israel, y cumple pronto sus anhelos. Bendito sea, Señor, que escuchas nuestra oración'. Otros dicen 'muchas son las necesidades de tu pueblo, Israel, mientras que su entendimiento es corto. Sea tu voluntad, Señor, Dios nuestro, otorgar a cada uno lo que precisa para sustentarse y a cada criatura lo que le falta. Bendito seas, Señor, que escuchas nuestra oración. (Ber 29b)
*    Cuando emprendas un viaje saluda a tu Creador antes de partir recitando la oración del viaje. ¿Cuál es su fórmula? -Señor, Dios mío, condúceme en paz, dirige mis pasos en paz, sostenme en paz, sálvame en el camino de toda emboscada y enemigo, bendice el trabajo de mis manos, hazme objeto de favor, de gracia y de misericordia a tus ojos y a los ojos de todos aquellos que me vean. Bendito seas, Señor, que escuchas nuestra oración. (Ber 29b)
*    Al acostarse a dormir, se recita desde 'Escucha, Israel', hasta 'si me obedeciereis'. Luego se dice 'bendito sea el que me deja caer la venda del sueño sobre los ojos y la modorra sobre los párpados, y da luz al globo del ojo. Sea tu voluntad, Señor Dios mío, hacerme dormir en paz, y darme participación en tu Tora; acostúmbrame a cumplir los mandamientos, pero no me habitúes a violarlos; no me hagas caer en el pecado, ni en la transgresión, ni en la tentación, ni en el desprecio Haz que me gobiernen las buenas inclinaciones y no dejes que me dominen los malos instintos. Líbrame de los malos encuentros y de las malas enfermedades; que no me perturben malos sueños ni malos pensamientos, y que mi lecho esté inmaculado ante ti; dame luz a los ojos, para que no me duerma con el sueño de la muerte. Bendito seas, Señor, que iluminas al mundo con tu gloria'.
Cuando uno se despierta, dice 'Dios mío, la vida que me diste es pura; tú la creaste para mí, tú me la insuflaste, tú la guardas en mí y tú algún día te la llevarás y me la devolverás en el futuro. Mientras está en mí te lo agradezco, Señor Dios mío y Dios de mis padres, soberano de todos los mundos, señor de todas las almas. Bendito seas, Señor, que devuelves la vida a los cuerpos muertos'.
Cuando se oye cantar al gallo, se dice 'bendito sea el que dio entendimiento al gallo para distinguir entre el día y la noche'. Al abrir los ojos se dice 'bendito sea el que abre los ojos a los ciegos'. Cuando se estira y se incorpora, dice 'bendito sea el que alivia el encierro'. Cuando se viste, dice 'bendito sea el que viste al desnudo'. Cuando se yergue, dice 'bendito sea el que levanta al agobiado'. Cuando pone los pies en el suelo, dice 'bendito sea el que extiende la tierra sobre el agua'. Cuando echa a andar, dice 'bendito sea el que afirma los pasos del hombre'. Cuando se calza, dice 'bendito sea el que me suministra lo que necesito'. Cuando se pone el cinturón, dice 'bendito sea el que rodea a Israel de poder'. Cuando se ata el pañuelo en la cabeza, dice 'bendito sea el que corona a Israel de gloria'.
Cuando se envuelve en el manto de franjas, dice 'bendito sea el que nos santificó con sus preceptos y nos mandó envolvernos en el manto de franjas'. Cuando se pone las filacterias en el brazo, dice 'bendito sea el que nos santificó con sus mandamientos, y nos ordenó ponernos filacterias'. Cuando se pone las de la cabeza, dice 'bendito sea el que nos santificó con sus mandamientos y nos ordenó observar el precepto de las filacterias'.
Cuando se lava las manos, dice 'bendito sea el que nos santificó con sus preceptos, y nos mandó cumplir el lavado de las manos'. Cuando se lava la cara, dice 'bendito sea el que me retiró el sueño de los ojos y el adormecimiento de los párpados. Sea tu voluntad, Señor Dios mío, habituarme a tus leyes; hazme perseverar en tus mandamientos y no me dejes caer en el pecado, ni en la transgresión, ni en la tentación, ni en el desprecio, e impón a mis instintos que se sometan a ti; aléjame de los malos hombres y las malas compañías, y hazme inclinarme a los buenos impulsos y las buenas compañías de tu mundo; haz que encuentre, hoy y todos los días, favor, benevolencia y misericordia a tus ojos y a los ojos de todos los que vean; y concédeme tu bondad. Bendito seas, Señor, que concedes bondad a tu pueblo Israel'.
¿Podemos decir que así como se bendice por el bien diciendo 'bendito sea Aquel que es bueno y hace el bien', también debe bendecirse por el mal 'al que es bueno y hace el bien'? Sin embargo, hemos visto que ante buenas noticias se dice 'bendito sea Aquel que es bueno y hace el bien', y ante malas noticias se dice 'bendito sea el Juez justiciero'. Dijo Rabba: lo que significa es que debe recibirse lo malo con alegría. (Ber 60b)

 

Volver al índice de El Talmud